¿Cómo se trata?

Lo primero es realizar un Diagnóstico completo y preciso para determinar el grado de afectación, alteraciones presentes y tratamiento más adecuado para su caso particular. Hablamos por tanto de un Diagnóstico Individualizado al que se llega tras realizar:

  • una historia clínica
  • una exploración completa
  • un sondaje de la encía
  • un estudio radiográfico
  • pruebas complementarias (análisis,etc)

Los casos iniciales y moderados se tratan mediante Raspado y Alisado Radicular
Los casos avanzados necesitan además del Raspado y Alisado Radicular, la realización de Cirugía Periodontal que se hace con anestesia local y no supone ningún riesgo importante para el paciente.
Una vez detenida la enfermedad, es necesario establecer un programa de Mantenimiento para revisar periódicamente el estado de salud de la boca y evitar recaídas de la enfermedad. Esta fase es más importante aún que la Fase Activa de Tratamiento, ya que es quien garantiza el éxito a largo plazo del tratamiento.