¿Aparatos Fijos o Aparatos Removibles?

El tratamiento de Ortodoncia se puede realizar de dos maneras según el tipo de fuerzas que se apliquen:

  • La técnica fija mediante aparatos fijos (elementos adheridos a los dientes -bandas y brackets- a los que se conectan unos arcos metálicos elásticos).
  • Los removibles que como su nombre indica permiten ser retirados de la boca por parte del paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Estos aparatos pueden estar indicados para tratar problemas dentales en algunas maloclusiones sencillas con un coste económico inferior y menos molestias para los pacientes que los aparatos fijos, pero a diferencia de estos, sus acciones son más limitadas y por eso sólo están indicados en casos concretos. En cambio sí tienen muchas más indicaciones en Ortopedia de los maxilares. Cada tipo de aparato realiza una función concreta y lo que hace uno fijo,  otro removible no sería capaz, o al contrario.

¿Cuándo se usa ortodoncia fija y cuándo removible?
Depende del problema, de la edad, de la colaboración del paciente y de otros aspectos que el dentista tiene que tener presente. Es el ortodoncista quien debe aconsejar cual es el tipo de aparato más adecuado para cada caso. Existen ocasiones en que puede ser necesario combinar ambas. Así, por ejemplo, podríamos realizar una primera fase de tratamiento con aparatos removibles y una segunda fase con fijos.
¿Que ventajas e inconvenientes tiene cada técnica?
Una ventaja en ortodoncia fija es que no se necesita la colaboración del paciente, aspecto que siempre es trascendental para el éxito del tratamiento . La removible precisa mayor cooperación.
No hay una mejor ni una peor. Simplemente son diferentes aparatologías con diferentes indicaciones. El dentista sabrá en todo momento cual es mejor para cada caso.
El tratamiento con aparatos fijos se realiza mediante brackets (especie de botones con una ranura, que se pegan sobre los dientes) y se ligan a un arco metálico fino y elástico que es quien transmite la fuerza a los dientes para moverlos. Los brackets pueden ser metálicos o blancos. Estos últimos se usan en casos donde la estética es prioritaria. El profesional será en cada caso quien te recomiende el tipo de bracket o aparato más recomendable para tu caso.