¿Se pueden rechazar los implantes?

Los implantes dentales están fabricados con titanio quirúrgico, material que ha demostrado ser biocompatible, bioinerte, estable, con capacidad de integrarse con el hueso (osteointegración) y muy buena tolerancia por parte de los tejidos blandos.
Es un metal que no ha demostrado ninguna reacción tóxica ni irritativa sobre el tejido vivo, esto quiere decir que el organismo no lo reconoce como extraño. Por tanto, las posibilidad de que produzca una reacción de rechazo o de alergia a este tipo de material es sumamente improbable.
Sin embargo, durante los meses siguientes a su colocación, los implantes pueden sufrir complicaciones que deriven en la falta de osteointegración y, por tanto, pueden tener que ser retirados. Estas situaciones, aunque escasas, suelen deberse a razones como: infecciones de la zona operada, deficiencias en la vascularización, alteraciones en el proceso de cicatrización que pueden verse sobre todo en fumadores y también por  estrés o sobrecarga funcional cuando soportan una prótesis antes de estra osteointegrados.
El fracaso de un tratamiento con implantes dentales puede suceder en etapas iniciales cuando no se integra el implante, generalmente por infecciones o malas condiciones biológicas del paciente. En etapas más tardías, una vez producida la osteointegración, las complicaciones pueden producirse por alteraciones originadas a causa de desajustes o fracturas de la prótesis o de los elementos de unión de la prótesis con los implantes, así como por infecciones. Si estos problemas se detectan a tiempo y se corrigen, es posibleque el implante se mantenga en salud. En caso contrario puede perderse.
Los implantes dentales no son atacados por las bacterias productoras de caries, pero deben ser correctamente higienizados y mantenidos para evitar la contaminación e infección por bacterias que sean agresivas para la encía y que podrían producir lo que se conoce como periimplantitis ( infección de los tejidos que rodean al implante, encía y hueso, que ocasiona pérdida de hueso y que pone en peligro la supervivencia del implante)