Procedimiento para el tratamiento con Implantes Dentales

Los tratamientos con implantes se llevan a cabo en varias fases:

1. Estudio y planificación:

Se hace una valoración médica y odontológica de la situación de cada paciente.

Se valora la salud general, la salud bucodental, la cantidad y la calidad del hueso, los hábitos y costumbres, así como los hábitos de higiene.
Es imprescindible la realización de un estudio radiográfico que suele incluir una radiografía panorámica de la boca y un TAC o Escáner de la zona donde se desean colocar los inplantes.
2. Colocación quirúrgica de los implantes en el hueso:

Es una intervención que generalmente puede realizarse en la consulta bajo anestesia local. Se abre la encía y se labra un lecho en el hueso en el que se introduce el implante con toda precisión. La intervención dura entre 30 y 90 minutos según el número de implantes que se vayan a colocar. Una vez colocado, se sutura la encía quedando el implante cubierto por ella. En los casos en que el implante queda retenido con suficiente fuerza, puede dejarse expuesto con un pilar de cicatrización.

3. Cicatrización

Los implantes tienen que integrarse en el organismo. La unión al hueso se produce en la denominada fase de osteointegración, que dura de 3 a 6 meses. Durante este tiempo los implantes están bajo la superficie de las encías, uniéndose gradualmente al hueso. Mientras dura esta fase los pacientes deben usar prótesis provisionales. Algunas personas sufren molestias menores e inflamación, pero la mayoría no cambia la rutina de su vida cotidiana.

El paciente debe someterse a revisiones periódicas hasta que concluya esta fase de cicatrización.

4. Colocación de los pilares para la prótesis

Una vez que los implantes se han unido sólidamente al hueso, se descubren mediante una pequeña incisión en la encía y se colocan encima unas pequeñas piezas que servirán de soporte para los dientes artificiales. Dichas piezas salen del implante a través de la encía, pero luego quedarán invisibles bajo los dientes artificiales definitivos.

5. Confección de la prótesis:

Se registra la huella de la boca y la posición exacta de los implantes para elaborar el modelo donde se fabricará la prótesis dental que irá sujeta a los implantes. Estos dientes deben ajustar con seguridad en la boca y resistir el movimiento y la presión diaria creada por la masticación y el habla; por ello es importante que estén bien diseñados. El tipo de restauración más adecuado a cada caso es variable. Las restauraciones abarcan desde la corona, para reemplazar un solo diente, hasta las dentaduras completas fijas o semifijas, pasando por los puentes que reemplazan a varios dientes.

Video: