Tratamiento de conductos (pulpectomía)

anatomía de un molar
apertura cámara pulpar
limpieza de conductos
conformación del conducto
relleno de conductos

Un tratamiento de conductos consiste en la eliminación y la sustitución de la pulpa de un diente. La pulpa es el tejido blando que se encuentra en el interior de dientes y molares, y  que contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo.
La pulpa, dañada por una fractura o por una lesión de caries profunda, no puede repararse a sí misma; las bacterias se filtran a su interior y le causan un daño irrversible. La pulpa dañada causa una inflamación que hace que llegue más sangre, generando un aumento de presión en el interior del diente. En esta situación, se puede sentir dolor al  tomar alimentos o bebidas  fríos o/y calientes. El dolor va empeorando hasta llegar a ser espontáneo, momento en el que ya se necesitan analgésicos y  atención por parte del dentista.
¿Porqué es necesario el tratamiento por parte del dentista?
aunque el tratamiento con analgésicos calme las molestias, la pulpa no tiene capacidad de curarse por sí misma, y las bacterias pueden llegar hasta el hueso a través de las raíces, extendiendo la infección y formando un absceso en la punta de la raíz, que causará mucho dolor y mayores problemas.
¿Qué opciones de tratamiento hay cuando una muela ha dolido?
La terapia del conducto radicular o pulpectomía, consiste en hacer un pequeño agujero en el diente y limpiar los residuos pulpares que quedan en el interior del diente y de sus raíces: se limpian, se desinfectan, se le da forma al interior de las raíces y se rellena con un material inerte.  
La única alternativa a la endodoncia es una extracción del diente, que tendrá consecuencias a largo plazo si no se repone el diente, por cambios en la mordida debido al desplazamiento de los dientes vecinos hacia el espacio de la extraccióncausar que rodean los dientes a cambio, lo que resulta en una mala mordida. 
 A pesar de la extracción es más barata, si el diente o molar extraído no son repuestos, se producirán consecuencias a largo plazo, ya que los dientes vecinos se irán desplazando hacia el espacio de la extracción. Estos desplazamientos favorecerán la aparición de nuevas caries en los dientes vecinos, y también puede ocasionar cambios en la mordida.
La reposición del diente extraído requerirá un implante o un puente , que son tratamientos más costosos que la terapia de conducto radicular. ¡Es mejor mantener sus dientes naturales!, si es posible
 

Video: