Labios, mejillas, paladar y suelo de boca

queilitis comisural
queilitis actinica
liquen plano
palatitis nicotínica
leucoplasia
torus mandibular bilateral gigante

La boca es una de las zonas más sensibles del organismo.
Revestida por una fina mucosa, entra en contacto diariamente con un montón de productos sólidos y líquidos (algunos muy agresivos).
En contacto continuado con más de 600 especies distintas de bacterias,mantiene un equilibrio con el medio exterior que debe ser preservado, teniendo la precaución de no proporcionarle agresiones adicionales a las que le son propias por su función.
Labios
Junto con los ojos y la nariz, proporcionan los rasgos de belleza y personalidad que configuran el rostro.
Los labios pueden experimentar cambios de tamaño, color y superficie de forma natural (con la edad  los labios se vuelven más finos), pero en otras ocasiones nos pueden indicar alteraciones o enfermedades generales del organismo (anemias, problemas circulatorios, respitratorios o metabólicos, déficits vitamínicos,...). Los problemas propios de los labios más frecuentes son:
►Alteraciones congénitas (labio leporino o hendido)
►Alteraciones infecciosas e inflamatorias

  • queilitis actínica (por irritación solar) Los labios se muestran agrietados, enrojecidos, con fisuras y frecuentemente con costras.
                                 Si tiene zonas ulceradas o induradas, es obligado hacer una biopsia para descartar la degeneración carcinomatosa   
  • queilitis glandular
  •  queilitis no glandular
  •  queilitis comisural (boquera)

 

  • Traumatismos y heridas
  • Quistes (mucocele) y tumores

será fundamental que los protejas durante la exposición al sol. Para ello, utiliza barras labiales con filtros solares que los hidratan y protegen. De este modo, evitarás que se resequen y aparezcan arrugas, y lo que es más importante aún, que desarrolles lesiones precancerosas como la leucoplasia.
Suelo de boca