Gingivitis (sangrado de encías)

La encía sana, normal, es de color rosa coral y no sangra.

Cuando la encía sangra, generalmente es como consecuencia de la inflamación producida por las bacterias y es lo que se conoce como

Gingivitis.

 Es causada por la placa , una película pegajosa de bacterias que se forma constantemente sobre los dientes y las encias. (Nuestra boca está llena de bacterias. Hay por lo menos 300 especies diferentes de bacterias en la boca). Por lo general, es invisible a simple vista, pero cuando una persona no se cepilla adecuadamente, se puede acumular formando una gruesa capa blanquecina sobre los dientes y las encías. Esto causa irritación bacteriana de los tejidos que soportan los dientes. Esta irritación puede dar lugar a inflamación.

      En tan sólo 24 horas después de haber limpiado perfectamente los dientes la placa acumulada contiene ya bacterias perjudiciales para la encía.  Si la placa no se elimina diariamente se endurece para formar cálculos (sarro) alrededor de los cuellos de los dientes. La única manera de limitar los daños causados por el sarro a las encías es hacerse una limpieza oral profesional regularmente en el consultorio dental.

La gingivitis es la etapa más temprana de la enfermedad de las encías

  • Placa bacteriana y sarro se acumulan y depositan en la línea de la encía
  • la encía está roja e hinchada
  • la encía puede sangrar cuando se cepilla o usa el hilo dental
  • está inflamada

en esta fase, la infección aún no ha destruído las fibras de inserción de la encía ni ha afectado al hueso, y con el tratamiento adecuado la gingivitis puede ser curada.

La gingivitis es la única etapa de la enfermedad de las encías que puede ser revertida por completo a una condición de salud en buen estado .